50 Sombras de Grey

Anastasia Steele: What would I get out of all this?
Christian Grey: Me.

Vendida al espectador como una historia erótica y romántica, 50 Sombras de Grey es, en realidad, una historia de abuso que, peligrosamente, ni siquiera está consciente de serlo.

Cuando su compañera se encuentra enferma, la estudiante de literatura Anastasia Steele (Dakota Johnson) acude en su lugar a entrevistar al exitoso empresario Christian Grey (Jamie Dornan) para el periódico universitario en el que la primera escribe. Tras la entrevista, Anastasia encuentra a Christian Grey, intimidante y atractivo, y él queda tan cautivado con ella, que un día se aparece en la ferretería donde trabaja. Eventualmente comienzan a salir, y es cuando salen a la luz dos importantes hechos: 1. Christian es practicante de BDSM, con rol dominante, y 2. Anastasia es virgen. Lo que sigue es la evolución de su relación sexual y amorosa, y la problemática que estas prácticas les conllevan.

La intención de 50 Sombras de Grey nunca fue la de transmitir un mensaje, sino simplemente servir para desahogar las fantasías sexuales de la autora (se origina como fan-fiction de Twilight / Crepúsculo). Sin embargo, el hecho de que no fuese la intención no significa que no se esté transmitiendo algo a través de la obra.

Los temas que el discurso contiene son peligrosos para quienes no estén conscientes de lo que su cerebro está digiriendo. La relación aquí presentada no es una relación sana, sino una enfermiza que justifica, inconscientemente, los abusos y violencia de muchos noviazgos y matrimonios problemáticos, además de perpetuar la fantasía de que soportando los maltratos ,“con amor” se pueden corregir estas conductas.

¿Ventajas? Al menos en la adaptación, contrario a la versión literaria en la que algunas de las escenas sí podrían calificarse como una violación sexual, los pequeños cambios realizados en 50 Sombras de Grey nos presentan el retrato de una relación que, aunque aparentemente consensual, sigue siendo obsesiva y abusiva.

Cincuenta Sombras de Grey¿Por qué es un retrato de una relación abusiva?

Casi cada interacción en la que los protagonistas de 50 Sombras de Grey se ven involucrados muestra indicios de abuso emocional, físico o sexual.

Por un lado, Christian monitorea y persigue a Anastasia, buscándola donde ella trabaja, además de aparecer en su casa después de que ella (aunque bromeando) había dicho que no quería nada con él. Pretende también controlar sus hábitos y conductas, tales como su alimentación y las personas con las que sale, reaccionando con amenazas cuando, por alguna razón, ella no cumple. Esto sin olvidar el hecho de que Christian suele iniciar los encuentros sexuales cuando se encuentra enfadado o frustrado.

Por otra parte, la conducta y las reacciones de Anastasia son similares a las de una mujer que es víctima del maltrato doméstico, pues se encuentra en constante amenaza, ansiedad e inseguridad sobre los actos que Christian comete. Y sobre todo, ella se encuentra convencida de que tiene el poder para sanar el daño que el pasado de Christian ha dejado sobre él. Es decir, soportar el abuso y las situaciones con la esperanza de poder cambiar a su hombre, todo por “amor”. ¿Suena familiar?

El contrato, que en teoría debiera de ser exclusivamente sobre su bienestar, trata a Anastasia como un objeto que Christian estuviera adquiriendo. No solo eso, sino que 50 Sombras de Grey se esmera en presentar tal documento como una manifestación de genuina preocupación de Christian por el bienestar de Anastasia, cuando no son más que un set de reglas para sus egoístas satisfacciones. Aterrizándolo a la realidad, básicamente es un reflejo de un matrimonio donde el hombre se cree dueño y propietario de su mujer, ejerciendo prohibiciones y medidas que nada tienen que ver con él, y que vulneran completamente la libertad de ella como individuo.

Es importante destacar que diversos grupos de sadomasoquismo han reaccionado indignados por la mala representación de sus prácticas sexuales, en las que la prioridad siempre es el consentimiento, bienestar y placer mutuos. La dominación ejercida de Christian hacia Anastasia suele ser solo él descargándose físicamente contra ella, a veces sin su entero consentimiento, contrario a lo que las actividades y reglas del BDSM promueven (no hablemos de las otras mujeres con las que ha estado porque, aunque se menciona, no es presentado en pantalla).

Al menos, como mencionaba, en la adaptación fílmica se omiten algunas escenas donde el consentimiento de Anastasia es dudoso o nulo… pero la normalización de estos abusos disfrazados de relación o romance no son beneficiosos para el espectador.

Cincuenta Sombras de GreyHabrá gente que tal vez piense que se está sobreanalizando la obra, o que se ignora el hecho de ser, simplemente, un relato pornográfico sin intención de más. Pero, aún y si así lo fuera, esto no es cierto. Cada historia que se cuenta viene de un punto de vista específico que ha sido moldeado en base a previas experiencias, y estas experiencias vienen de lo que vivimos día a día. Es decir, todo producto artístico es un retrato o reflejo de nuestra cultura y sociedad, nos guste o no. Si 50 Sombras de Grey presenta una normalización de las relaciones abusivas, aún y siendo inconsciente, esto es un reflejo de ideologías machistas que están presentes y vivas en nuestro mundo, y basta solo echar una mirada para comprobarlo.

Al presentar estas conductas como divertidas o románticas, se transmite el mensaje erróneo: aunque la relación de Anastasia comenzara con miedo y dolor, eventualmente lo llega a disfrutar; no importa que el consentimiento se ignore, no importa que el abuso le haga daño, no importa que el hombre manipule a su mujer, no importa que la acose e invada su territorio, porque al final ella lo ama y lo disfruta. ¿Es esto lo correcto? ¿Es esta la representación de una relación sana en la sociedad? La respuesta sale sobrando.

Ahora, no significa esto que 50 Sombras de Grey se deba censurar, ni es un ataque contra quienes disfrutan de la serie: hay libertad de expresión y hay una gran diversidad en cuestión de los gustos de cada individuo. El propósito es, simplemente, estar conscientes del discurso promovido por el contenido para reflexionar al respecto y evitar que se perpetúe la cultura de la violencia y del abuso en nuestra sociedad.


FICHA TÉCNICA:
Título: 50 Shades of Grey (2015) / 50 Sombras de Grey
Director: Sam Taylor-Johnson
Guión: Kelly Marcel (Screenplay), E.L. James (Novela)
Cinematografía: Seamus McGarvey
Edición: Anne V. Coates, Lisa Gunning, Debra Neil-Fisher
Música: Danny Elfman
Cast: Dakota Johnson, Jamie Dornan, Victor Rasuk, Jennifer Ehle, Eloise Mumford, Luke Grimes, Marcia Gay Harden, Rita Ora, …

 

50 Sombras de Grey: Anatomía de una relación abusiva

¿Qué te pareció?