Alejandro Gonzalez Iñarritu

“A thing is a thing, not what is said of that thing.”

Riggan Thomson (Michael Keaton), un actor hecho famoso 20 años atrás por haber protagonizado la franquicia fílmica de un superhéroe, Birdman, intenta desesperadamente ganar notoriedad y credibilidad al producir, dirigir y protagonizar una obra de teatro en Broadway adaptada de una historia de Raymond Carver. Para esto contrata a su amigo Jake (Zach Galifianakis) como productor, y a su propia hija Sam (Emma Stone), recién salida de rehabilitación, como asistente. El primero es quien lo mantiene con los pies en la tierra, mientras que la segunda es solo su intento de reconciliarse y compensar todo el tiempo perdido en el que no estuvo presente para ella, precisamente por sus años de fama, y que la llevaron por un camino de vicios y drogas.

Dentro de todo este caos personal se involucran también su ex esposa Sylvia (Amy Ryan); Laura (Andrea Riseborough), una actriz con la que tiene un amorío; Lesley (Naomi Watts), también actriz, plagada de inseguridades y cuyo máximo sueño es estar en Broadway; y Mike Shiner (Edward Norton), un actor metódico, narcisista y problemático quien representa una de las únicas posibilidades de poder vender boletos para la obra.

Birdman es un proyecto de gran ambición, con una gran complejidad temática en el guión que está completamente apoyada por la propuesta visual y todos los detalles técnicos que le rodean para llevar a cabo la obra concebida por González Iñárritu. No entraremos en detalles sobre la impecable cinematografía de Emmanuel Lubezki, ni de las peripecias que requirió en cuanto a producción se refiere (para esos detalles, recomiendo el artículo publicado en Videoastas.com sobre Cómo se filmó Birdman: La ilusión de un gran plano secuencia), pues no es el objetivo de este espacio: nosotros nos centraremos en el contenido temático originado en el guión y presente en la ejecución final del filme.

Dentro de este coctel de ideologías y temáticas, contamos con una exploración del estado del cine, del teatro y de la crítica, sobre la integridad artística, sobre las relaciones interpersonales y familiares, así como un cuestionamiento filosófico sobre nuestra identidad y la relevancia del individuo en el mundo.

Birdman, y la inesperada crítica de… muchas cosas

¿Qué te pareció?