Orígenes
TEMAS:

¿Existe o no algo más allá?:
El comentario que Sofi hace sobre el experimento en los gusanos encapsula el por qué no podemos dar por cerrado el debate entre la existencia de un plano o ser superior. Los gusanos solo poseen 2 sentidos: el olfato y el tacto, por lo que el concepto de “luz” es algo inconcebible para ellos. Sin embargo, para nosotros que contamos con nuestro sentido de la vista es evidente que la “luz” existe, y estos gusanos viven rodeados de ella sin estar conscientes de su existencia. Cambiemos a los gusanos por los seres humanos, ¿quién dice que no hay algún otro sentido del cuál no tenemos noción de su existencia y que sería el que nos permita darnos cuenta de la existencia de dicho plano superior, de dicho universo, de dichas sensaciones?. Podemos estar enteramente convencidos de que lo que vemos y percibimos con nuestros 5 sentidos es lo verdadero, al igual que un gusano está convencido de que el mundo está constituido de cierta forma a raíz de lo que percibe a través de sus 2 sentidos. Independientemente de nuestras creencias, ciertamente no hay forma de probar la existencia o inexistencia de algo más allá de nosotros, tal vez porque simplemente no contamos con la capacidad de sentirlo. (idea similarmente explorada en el filme The Man From Earth, pero visto más positivamente en esta historia).

Orígenes

Reconciliación entre ciencia y espiritualidad:
Otra de las temáticas presentes fuertemente en I Origins, y la cual podemos observar a través de Ian, es el continuo conflicto entre ciencia y espiritualidad. Mike Cahill busca a través de su historia el presentar la posibilidad de que ambos conceptos puedan funcionar en conjunto, reconciliando ciencia y espiritualidad, sugiriendo que las aparentes contradicciones entre ambas existen son las que pueden unirlas, y el intentar contestar la respuesta desde el otro punto de vista puede ser la forma de poder realmente contestar estas dudas sobre nuestra existencia.

De cierta forma, el propósito de la ciencia es explicar lo manifestado en el mundo físico mientras que la espiritualidad pretende explicar lo que sucede metafísicamente.

Desde que conoce a Sofi, aunque aparentemente renuente, Ian comienza poco a poco a cuestionar sus creencias, aunque aún tratando de explicar los sucesos a través de la ciencia (como el argumento de que los átomos de Sofi y de él se conocían de tiempo a través para explicar su atracción y compatibilidad tan fuerte). Tras la muerte de Sofi, Ian se encierra nuevamente en su visión científica de los hechos del mundo, llegando a “probar” con su experimento la inexistencia de cualquier Dios. No es hasta que se descubre que hay una niña en India con el mismo patrón del iris que tenía Sofi cuando de golpe sus creencias se vienen abajo y comienza a replantearse el funcionamiento de las cosas. Al final de I Origins, cuando a pesar de fallar el experimento de reconocimiento se percata del pavor que le tiene Salomina a los elevadores (vivo recuerdo de la muerte de su previa existencia), es en ese momento cuando Ian comienza a creer completamente, reconociendo interiormente que hay hechos que simplemente no hay cómo explicar a través de la ciencia.

Orígenes

Espiritualidad y reencarnación:
La espiritualidad presente en I Origins hace especial hincapié en la existencia de la reencarnación, confirmado a través de Sofi/Salomina y con la escena post-créditos, siendo este tema reforzado a través de simbolismos y apoyos visuales a través de todo el filme.

Además, lo que vemos en la escena post-créditos sobre el experimento de la Dr. Simmons no solo funciona para sentar bases para las secuelas planeadas por Mike Cahill, sino que tiene su propia carga simbólica en relación al filme que acabamos de ver. Si prestamos atención, cuando comienzan a salir en pantalla todos los personajes famosos que se encuentran buscando, podemos darnos cuenta que solamente aquellos reconocidos por sus buenas acciones son quienes han reencarnado en un nuevo ser, dándonos a entender que hay un sentido kármico en la relación de quiénes pueden regresar al mundo y quiénes no.

Esto puede significar nuestras acciones son las que determinan nuestra posible reencarnación, pero también puede significar que, efectivamente, hay algo o alguien más allá quien está tomando dichas decisiones. Independientemente de lo que creamos, lo importante es quedarnos con la lección moral que interpretamos de todo esto en la obra fílmica, en la que se busca una reflexión sobre nuestro diario actuar.

I Origins: Reconciliación entre ciencia y espiritualidad
Etiquetado en:                                

¿Qué te pareció?