Michael Moore

A menos que usted esté viviendo debajo de una roca, se enteró que el pasado 8 de noviembre fueron las elecciones presidenciales en Estados Unidos y Donald Trump resultó ser quien ocupará la Casa Blanca durante los próximos 4 años a partir del 20 de enero de 2017. Esta noticia sin duda causó revuelo a nivel mundial, ¿pero realmente fue sorpresivo? No para Michael Moore, quien desde julio había explicado por qué el republicano ganaría las elecciones.

El documentalista dio las siguientes cinco razones:

1. Matemáticas del Medio Oeste, o bienvenido a nuestra versión oxidada del Brexit:

Moore advirtió que Trump enfocaría su atención en cuatro estados tradicionalmente demócratas: Michigan, Ohio, Pensilvania y Wisconsin. Además se ganó a la clase trabajadora al criticar fervientemente el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, amenazó a Ford Motor si seguían su plan de trasladarse a México, y advirtió a Apple que los obligaría a fabricar sus iPhone en Estados Unidos en vez de China. Le dijo al pueblo lo que querían escuchar, y se ganó sus votos. Moore relaciona la situación con lo ocurrido con el Brexit, donde el discurso, aunque lleno de mentiras, convenció a los votantes de tomar la decisión equivocada.

2. La última batalla del Hombre Blanco Enojado:

El clásico hombre blanco de mediana edad, racista, misógino, y harto de lo que ocurre con la política de su país. Después de ser gobernados por un hombre afroamericano, ¿cómo podían permitir que una mujer fuera su líder? En cambio, Donald Trump, un hombre blanco, racista, misógino y ajeno a la política, llega para ser su salvación.

3. El problema de Hillary:

La candidata demócrata no es una santa, y aunque su imagen ha sido manchada por mentiras, es cierto que ha tomado decisiones que no todos apoyan. Particularmente, su postura a favor de la guerra de Irak. Esto la volvió impopular con algunos sectores y sin duda jugó en papel en el resultado de la elección.

4. El “voto deprimido” a Bernie Sanders:

Aunque quienes apoyaban a Sanders cuando buscaba la candidatura demócrata probablemente votaron (no muy contentos) por Hillary, ante la falta de emoción no “hicieron ruido” respecto a Clinton como una opción para dirigir al país, por lo que no atrajeron más votos. En tanto, algunos otros emitieron su voto a otras opciones, dándole más ventaja a Trump.

5. El efecto Jesse Ventura:

O hacer el mal simplemente por tener la capacidad de hacerlo. Votos nulos, votos a Mickey Mouse, votos a la basura, abstención, votar solo por “ver el mundo arder”. Moore recuerda el caso de Jesse Ventura, ex luchador profesional, quien fue electo como gobernador de Minnesota, a pesar de ser “uno de los estados más inteligentes del país”. ¿La razón? Al parecer, simple humor negro.

Eso fue su advertencia que pocos tomaron en serio. Ahora, el 9 de noviembre publicó cinco recomendaciones sobre qué hacer ahora que el “Presidente Trump” es algo real.

Qué hacer la mañana siguiente:

1. Tomar el Partido Demócrata y devolvérselo a la gente. Nos han fallado miserablemente.

2. Despedir a todos los expertos, predictores, encuestadoras y a todos los demás en los medios que mantuvieron a una narrativa y que se negaron a escuchar o reconocer lo que realmente estaba sucediendo. Esos mismos charlatanes nos dirán ahora que debemos “sanar las divisiones” y “unirnos”. Sacarán más necedades como esas de sus traseros en los días por venir. “Apágalos”.

3. Cualquier miembro democrático del Congreso que no despertó esta mañana listo para pelear, resistir y obstruir el camino como los republicanos lo hicieron con el presidente Obama todos los días durante ocho años completos deben hacerse a un lado y dejarnos a los que conocemos el marcador liderar el camino para detener toda la maldad y la locura que está por comenzar.

4. Todo el mundo debe dejar de decir que están “pasmados” y “en shock”. Lo que quieren decir es que estuviste en una burbuja y que no pusiste atención a tus conciudadanos estadounidenses y a su desesperación. AÑOS de haber sido olvidados por ambos partidos, el enojo y la necesidad de venganza en contra del sistema solo creció. Ahí llegó una estrella de televisión que les agradaba y cuyo plan era destruir a ambos partidos y decirles a todos “¡Están despedidos!”. La victoria de Trump no es ninguna sorpresa. Él nunca fue un chiste. Tratarlo como uno solo lo fortaleció. Es tanto una criatura y una creación de los medios y los medios jamás reconocerán eso.

5. Debes decir esta oración a todas las personas que veas hoy: “¡HILLARY CLINTON GANÓ EL VOTO POPULAR!”. La MAYORÍA de nuestros compatriotas estadounidenses prefirió a Hillary Clinton sobre Donald Trump. Punto. Es un hecho. Si te despertaste esta mañana pensando que vives en un país jodido, no es así. La mayoría de tus compatriotas estadounidenses querían a Hillary, no a Trump. La única razón por la que será presidente es por una idea arcaica y loca del siglo 18 llamada Colegio Electoral. Hasta que cambiemos eso, seguiremos teniendo presidentes que no elegimos y que no queríamos. Vives en un país donde la mayoría de sus habitantes ha dicho que cree que existe el cambio climático, que cree que las mujeres deberían ganar igual que los hombres, que quiere educación universitaria libre de deudas, que no quiere que invadamos países, que quiere un aumento en el salario mínimo y que quiere un verdadero sistema universal de salud. Nada de eso ha cambiado. Vivimos en un país en el que la mayoría está de acuerdo con la posición “liberal”. Solo nos falta el liderazgo liberal que lo haga suceder (ve el #1 de arriba).

Tratemos de que todo esto esté hecho para el mediodía de hoy.

-Michael Moore

¿Qué hacer al respecto? Actuar, tomar las riendas, y no solo quejarse, sería un buen comienzo.

Michael Moore y por qué ganó Donald Trump
Etiquetado en:                

¿Qué te pareció?