Madre

Darren Aronofksy. Nada sutil, siempre provocador, autodenominado expresionista. Su nuevo filme, Mother, no es la excepción, y su recepción tanto por críticos como audiencia es tan divisivo como siempre.

Haciendo lo posible por describirlo de manera breve, Mother trata sobre cómo el ser humano está destruyendo el planeta, contado en una versión muy libre del Génesis de la Biblia a partir del punto de vista de la Madre Tierra. Ésta es el personaje interpretado por Jennifer Lawrence, mientras que el de Javier Bardem representa a Dios.

La casa, por supuesto, es el planeta Tierra, por lo que es un ser viviente inherentemente conectado a la protagonista. Básicamente, la Madre continúa creando, adornando y modificando este hogar para poder inspirar a Dios para que pueda encontrar algo de sentido y escribir su texto inconcluso.

Pero para Él esto no es suficiente, por lo que invita a “su hogar” a nuevos seres: Adán, Eva, Caín y Abel. Esta compañía mejora su comportamiento, pero en ningún momento toma en cuenta la opinión de la Madre, quien esperaba que este lugar fuera simplemente para ellos dos. Peor aún cuando la presencia de estas personas lleva a daños y destrucción en la vivienda, hiriéndola tanto a ella como a la casa misma.

Adelantándonos un poco en el filme, cuando la Madre logra embarazarse, esto inspira finalmente a Dios para terminar su nuevo escrito, que en esta alegoría vendría siendo el Nuevo Testamento, un texto que terminará teniendo una importante resonancia con el resto de la humanidad.

Es aquí cuando Mother parece “salirse de control” y empieza toda una secuencia estresante de sucesos que a primera instancia parecieran exagerados, pero todo aquí es intencional y hay razones temáticas importantes para que éstos ocurran.

La casa (el planeta) comienza a sobrepoblarse. Mientras los humanos celebran, ellos siguen ocupando cada rincón de ester hogar, tomando y adeñuándose de todo lo que no les pertenece. Comienzan a seguir al personaje de Bardem como su Dios, su salvador. Comienza a haber peleas, comienza a haber guerras, la humanidad comienza a develar su maldad, e incluso perdidos en su propia fe sacrifican al mismo hijo de Dios.

Madre

Al final, cuando prácticamente en defensa propia la Madre decide destruir el hogar que construyó, es donde se puede empezar a cerrar la interpretación de esta alegoría sobre el cambio climático, el planeta y destrucción a manos del mismo ser humano. Y el hecho de que la historia vaya a repetirse con otra “Madre”, solo deja ver que este Dios egocéntrico y narcisista cometerá los mismos errores de nuevo, menospreciando el mundo que ella ha creado con tal de satisfacer sus propias necesidades emocionales.

Si bien esta es mi interpretación personal, y la cual siento que coincide más con lo que el mismo Aronofsky ha revelado en entrevistas, no se olviden que lo bello de estas expresiones artísticas es que, a final de cuentas, está sujeto a múltiples interpretaciones, por lo que si para tí Mother resultó ser una experiencia completamente diferente, sigue siendo totalmente válido. Lo interesante es poder dialogar al respecto de estas diferentes formas de ver el filme y reflexionar sobre lo que nos quiere decir sobre nuestra vida actual.

Mother: Dios, el hombre y la Madre Tierra
Etiquetado en:                            

¿Qué te pareció?