Out in the Silence es un documental realizado por Joe Wilson y Dean Hamer que narra el regreso de Joe a Oil City, en Pennsylvania, tras el anuncio de su boda con Dean en los periódicos locales. A raíz de esta publicación, Joe recibió una enorme cantidad de reacciones negativas por parte de los habitantes de su pueblo natal, pero hubo una carta en particular que le llamó la atención: Kathy Springer, madre del joven de 16 años llamado C.J. Bills, le pide ayuda desesperada debido al enorme abuso físico y emocional que reciben debido a la homosexualidad de su hijo y la negligencia de la misma preparatoria en la que estudia.

Por esta razón, Joe y Dean deciden regresar a Oil City para ayudar a Kathy y C.J. en la lucha contra la discriminación y el odio de las que él mismo había sido víctima en su infancia, descubriendo algunas sorpresas agradables y desagradables a su paso.

Así, Out in the Silence se convierte en una radiografía de la homofobia presente en Oil City, así como una redefinición de lo que significa realmente la tolerancia, sacando a relucir los terribles actos de los que miles de jóvenes son víctimas, a los que deben enfrentarse día a día por el simple hecho de ser ellos mismos.

Rompiendo los estereotipos:
Siendo un documental que critica los prejuicios que llevan a la discriminación, una de las características en común que tienen todas las personas que sigue Out in the Silence, es precisamente que desafían los estereotipos con los que generalmente son asociados.

C.J. está siendo atacado por ser homosexual, sin embargo, sus principales intereses son los automóviles y los deportes, gustos que a consecuencia del machismo son culturalmente ligados al sexo masculino. Él podría perfectamente haber continuado en el clóset y mediante discreción no hubiera despertado sospecha alguna, pero eso va en contra de asumir y aceptar su identidad como persona.

La pareja conformada por el pastor evangélico y su esposa, quienes esperaríamos que fueran completamente intolerantes, se sientan a escuchar a Joe, conviviendo con él, aprendiendo y comprendiendo lo que vive.

La única persona que es fiel a su estereotipo es Diane Gramley, miembro de la American Family Association y principal opositora en el conflicto con la preparatoria, lo cual nos ayuda a establecerla como la “villana” de la historia.

Aprendiendo el respeto y la tolerancia:
El estudio de estos valores se realiza con la relación entre Joe Wilson y los Micklos, como mencionaba anteriormente. Debido a la apertura al diálogo por parte tanto del director de Out in the Silence como del pastor y su esposa, son las escenas que comparten a lo largo del documental en las que el filme deja de ser un discurso de activismo en busca de tolerancia y se convierte en una re-exploración del mismo significado y definición de la palabra.

Esto también podemos verlo a través de la experiencia de Ronald Dahle, padre de Tim Dahle, el otro joven gay que había sufrido abusos y que sí lograron ganar la demanda contra su escuela. Ronald narra como en su pasado solía ser uno de los bullys, hiriendo y atacando a compañeros homosexuales simplemente por diversión. Al momento de enterarse de la sexualidad de su hijo, lo que genera un conflicto interno con su mentalidad. Contrario a la realidad que enfrentan muchos jóvenes, afortunadamente el Sr. Dahle ha salido en defensa de su familia. Ronald admite que aún hay momentos en los que no logra aceptar del todo este hecho, pero admite que sería algo totalmente inhumano no apoyar y amar a su propio hijo.

Es una muestra de que es completamente posible entablar relaciones con personas cuya ideología es contraria, siempre y cuando exista el respeto mutuo y se vean los unos a los otros como seres equitativos.

La relación entre homofobia y racismo:
Cuando se presentan en el panel exponiendo sus puntos en relación a la negligencia por parte de los maestros y directores de la preparatoria con los abusos y amenazas hacia CJ y su madre, Diane hace una comparación entre la lucha LGBT con la lucha por los derechos civiles. Ella menciona que mientras los afroamericanos no tienen la opción de decidir sobre su color de piel, los homosexuales sí tienen la opción de decidir sobre sus preferencias. Aunque sin algún fuerte sustento para tales declaraciones, éste es un discurso que ha repetido y la ha funcionado con la mayoría de los ciudadanos de Oil City.

Al haber afroamericanos en el panel, algunos que sí estuvieron presentes en el movimiento de lucha por los derechos civiles, el argumento de Diane se vuelca en su contra, pues queda más que en evidencia que su actuar es motivado por odio y prejuicios, un tema que conocen a la perfección por haberlo vivido, aunque en otras circunstancias.

Si uno forma parte de una minoría oprimida, es incongruente atacar o no apoyar a los miembros de otra minoría, pues se está perpetuando la intolerancia que ha promovido el odio que los oprimía anteriormente. No es comparar las causas, son situaciones totalmente diferentes, pero los valores de respeto y tolerancia son vitales para la sana convivencia y el cumplimiento de los más básicos derechos humanos.

A pesar de exponer crudas verdaderas sobre los prejuicios que imponen las personas sobre los demás, Out in the Silence es un recordatorio de que, aunque en ocasiones difíciles por las diferencias ideológicas, es posible acercarse y empatizar con el prójimo para dejar de lado los pensamientos llenos de odio y convivir en sociedad como los seres humanos que somos.

Nos muestra que, evidentemente, por más que vayamos avanzando en la lucha por la equidad en derechos para todos los seres humanos, aún hay mucho camino por recorrer.

La tolerancia es el camino para el conocimiento, y el conocimiento es el camino para eliminar los prejuicios; un camino que es urgente tomar cuanto antes para detener y evitar las manifestaciones de odio como las que C.J., Tim y miles de personas son víctimas a causa de la ignorancia de otros.

Out in the Silence, la tolerancia en tiempos de homofobia
Etiquetado en:                                                        

¿Qué te pareció?