Rompenieves

WILFORD: Everyone has their own pre-ordained position, and everyone is in their place except you.
CURTIS: That’s what people in the best place say to the people in the worst place.

El propósito de la ciencia ficción es hacernos pensar y cuestionarnos sobre nuestro tiempo presente, analizar y reflexionar sobre nuestras acciones como seres humanos y sus efectos en el mundo en que vivimos. Es una forma de observar los problemas de nuestra realidad a través de la ficción. Como dijo Isaac Asimov, “las historias individuales de ciencia ficción pueden parecer triviales para los críticos y filósofos de hoy en día – pero los fundamentos de la ciencia ficción, su esencia, se ha vuelto crucial para nuestra salvación, si queremos ser salvados en absoluto”.

El guión de Snowpiercer cumple esto perfectamente. La historia y premisa son sencillas, pero cada palabra, cada acción, cada personaje y cada situación que es presentada tiene siempre un propósito más: lo importante no es el hecho de contar la historia, sino de hacer al espectador entender por qué ésta es importante para él.

Tomando como base la novela gráfica francesa Le Transperceneige de Jacques Lob y Jean-Marc Rochette, pero utilizando diferentes personajes y libertad creativa, la historia está ubicada en un futuro distópico que padece una nueva era glaciar. Tras un experimento fallido para solucionar el cambio climático, el desequilibrio natural provocó este cambio que aniquiló a toda la raza humana, excepto a los pasajeros del tren Snowpiercer. Este tren corre a través del planeta, y la vida dentro de él está dividida en clases sociales según los vagones, siendo los de la cola del tren (tail-sectioners) los más pobres y marginados, y en la cabeza estando Wilford, un ente que es alabado y tratado prácticamente como un Dios.

El protagonista de la historia es Curtis (Chris Evans), lo acompañan Edgar (Jamie Bell) y Gillian (John Hurt), quien funge como una especie de figura paterna a Curtis. Después de que Mason (Tilda Swinton), una de las figuras de autoridad al servicio de Wilford (Ed Harris), tomara a sus hijos, Tanya (Octavia Spencer) y Andrew (Ewen Bremner) se unen a Curtis, y básicamente presenciaremos el trayecto desde la cola del tren hasta la cabeza, con Curtis liderando esta revolución, apoyados también por Namgoong Minsu (Song Kang-ho), quien es el especialista que diseñó toda la tecnología de seguridad del tren, y su hija Yona (Ko Ah-sung), quien, con 17 años, nació después de la tragedia apocalíptica y no conoce nada del exterior o de la vida como era anteriormente.

La construcción del mundo es increíblemente detallada, lo que ayuda al espectador a entender su funcionamiento y las acciones de los personajes en este entorno, y poder de esta forma concentrarnos en los diferentes temas y mensajes que se están tratando a través del diálogo y las metáforas que nos presentan (tomando como base, por supuesto, que el tren representa la vida o la sociedad).

Snowpiercer, la estructura de la sociedad y el balance natural

¿Qué te pareció?