The Normal Heart

Adaptada de la obra teatral de Larry Kramer estrenada en 1985, The Normal Heart recrea lo sucedido con el surgimiento del “cáncer gay” en los Estados Unidos, particularmente en Nueva York. Al estar basada en hechos reales, algunos de los personajes están inspirados en participantes del movimiento, incluido el mismo Larry Kramer, representado por Ned Weeks (Mark Ruffallo), escritor, activista y uno de los fundadores de la Gay Men’s Health Crisis (GMHC). Al manifestarse los primeros casos de VIH / SIDA, conocemos a la Dra. Emma Brookner (Julia Roberts), una de las pocas que atiende y toma en serio la tarea de investigar el extraño virus con el que se están enfrentando. Completan el reparto Felix Turner (Matt Bomer), periodista en el Times y futura pareja sentimental de Ned, Bruce Niles (Taylor Kitsch), closetero popular electo presidente de GHMC, Tommy Boatwright (Jim Parsons), miembro destacable de la fundanción, Ben Weeks (Alfred Molina), abogado y hermano de Ned, entre otros.

La obra recrea brutalmente el panorama de terror de los 80s vivido por la comunidad homosexual en Nueva York, el dolor de ir perdiendo a gran parte de sus conocidos y que a nadie pareciera interesarle esta situación.

The Normal Heart no solo ataca al gobierno por sus negligentes conductas que permitieron seguir acumulando cuerpos de los enfermos, sino también a la persistente homofobia presente en nuestra cultura y sociedad, e incluso también a los mismos integrantes de la comunidad gay, tanto a víctimas desinteresadas en la lucha, como a hombres en situaciones privilegiadas de poder cuyo desinterés contribuyó en parte a poner frenos en la búsqueda de una solución.

Crítica al libertinaje y la discriminación interna:
Una de las características del personaje de Ned Weeks es la infame popularidad que le dio la publicación de un libro sobre la imposibilidad de encontrar el amor estando en una microsociedad que vive de tener sexo en libertinaje (como referencia a la novela del mismo Kramer publicada en 1978, Faggots). Al surgir la enfermedad y descubrir que es de transmisión sexual, su llamado a que dejen de tener sexo por su protección es recibido solo con más repudio hacia su persona.

La crítica a la excentricidad y a la promiscuidad es una postura no muy popular y criticada incluso dentro de la misma comunidad LGBT, sobre todo en relación al exhibicionismo en marchas, carnavales y algunos eventos. Esto es debido probablemente ala misma razón por la que todos tachan a Ned de estar en contra de su propia lucha: debido a la represión y prohibición impuesta por la sociedad, el sexo se vuelve la forma de manifestar la libertad de amar. Es decir, el sexo se vuelve la voz del discurso: pedirles que dejaran de tener sexo era, dentro del contexto histórico en el que se encontraban, básicamente pedirles que dejaran de tener voz.

Sin embargo, aunque todas las opiniones y los argumentos fundamentados son válidos, es importante tanto entender los orígenes del movimiento, como es importante cuestionarnos sobre el mensaje que se está transmitiendo a través del discurso de la lucha. Si bien la forma de luchar y manifestarse mediante conductas libertinas probablemente no es la adecuada, la discriminación interna tampoco es la solución.

The Normal HeartLa apatía y los perfiles en la lucha:
Uno de los principales detonantes de la ira de Ned Weeks es el desinterés de las víctimas involucradas en la lucha contra la enfermedad. Aunque The Normal Heart se centra mucho en el personaje de Ned (por ser básicamente el stand-in de Larry Kramer) y nos habla de su forma de actuar ante las injusticias que se viven, sí destacan la forma en que los demás luchan o no luchan, aunque desde el punto de vista del mismo Kramer.

En general, todos los que están involucrados y no están haciendo nada al respecto sean los abiertamente homosexuales, como los que están viviendo dobles-vidas, y sobre todo los que están en posiciones privilegiadas de poder, son los que más culpa llevan en el asunto, siendo tan culpables como los mismos perpetradores de los crímenes.

La Dr. Emma Brookner es quien se encuentra en una postura similar es la Ned, pues participa activamente desde su campo de trabajo, entregada totalmente a la causa, aunque su personalidad no lo haga evidente.

En el caso de Bruce Niles, quien es electo presidente de la fundación, su actuar tiende a ser demasiado pacífico, discreto y hasta cierto punto políticamente correcto. Aunque en veces efectivo, la opinión de Ned Weeks/Larry Kramer sobre esta postura es negativa, pues lo percibe como falta de valor. Analizando un poco su personaje podríamos relacionar esta forma de actuar con su propio miedo a estar expuesto a la sociedad, siendo que, a pesar de ser un activista que participa activamente a favor de los derechos de la comunidad homosexual, éste sigue en el clóset.

NED WEEKS: I am sick of closeted gays. It’s 1983 already, guys, when are you going to come out? By 1984 you could be dead. Every gay man who is unable to come forward now and fight to save his own life is truly helping to kill the rest of us.

Lo que escribe Ned Weeks, y que es extraído del artículo mismo de Larry Kramer, aplica no solo para la lucha por la equidad en cuanto a derechos LGBT, sino a la lucha por cualquier causa política o social.

The Normal HeartNegligencia política:
La frustración de la Dra. Emma Brookner para que tanto el gobierno como el Instituto Nacional de Salud accedan a destinar parte del presupuesto para la adecuada investigación y búsqueda de un tratamiento adecuado para la cada vez más preocupante epidemia del VIH/SIDA, es palpable dada la reiterada negligencia por parte de las instituciones involucradas.

Ella, siendo sobreviviente del virus de la poliomielitis a pesar de haber sido diagnosticada con solo 24 horas de vida, sabe que con los medios adecuados puede salvar la vida de los que están viéndose afectados por este padecimiento desconocido. Al haber algo personal de por medio debido a su experiencia previa, y si le sumamos la enorme cantidad de jóvenes que ha visto morir, la impotencia de estar siendo frenados por simples cuestiones de imagen pública o justificaciones ignorantes en base al odio irracional, además del peso que traer el estar siendo testigo de las consecuencias.

NED WEEKS: I am trying to understand why nobody gives a shit that we’re dying!

Después de tres años y con una enorme cantidad de muertos víctimas del virus, el asignar el presupuesto de solo 5 millones de dólares es incongruente con la magnitud de la situación, pues para un caso que involucraba solo siete muertes provocadas por Tylenol, se destinaron 3 millones de dólares. Aunque por cuestiones políticas no lo iban a mencionar abiertamente, el paso del tiempo ha dejado en evidencia que el gobierno, bajo la ignorancia de tratarse de un problema que afectaba solo a los gays, estaba aprovechándose de la situación, o en su defecto, ignorándola por el desprecio que le tenía a ese sector de la población. Por eso cuando lo entrevistan en televisión, Ned Weeks acepta que, de cierta manera, sí es una especie de conspiración por parte del gobierno para deshacerse de los hombres homosexuales de su país. Aunque son situaciones, contextos y épocas muy diferentes, los orígenes homofóbicos de estas decisiones políticas y sus consecuencias no son nada diferentes de las que dan pie a leyes como las existentes en Rusia, por poner un ejemplo.

The Normal HeartAceptación de la homosexualidad:
A lo largo de The Normal Heart vemos como, a pesar de llevar una relación relativamente estable, la incomodidad de Ben hacia las preferencias sexuales de su hermano se dejan ver no solo en la evasión de algunos de los favores legales que éste requiere, sino en las mismas interacciones que los dos tienen. El punto máximo donde finalmente conocemos su sentir es el siguiente:

BEN WEEKS: Agreeing that you were born just the same as I was born isn’t gonna save your dying friends.
NED WEEKS: That is exactly what is going to save my dying friends!

Esto es el día a día de una gran parte de la población, y es algo cuyo origen viene muy inherente a la discriminación y homofobia presente en nuestra cultura, además de por la falta de representación.

Un punto importante que menciona Ned Weeks al momento de que sus compañeros lo despiden de la fundación, es cuando se compara con algunos de los homosexuales cuyos logros han sido vitales para nuestra existencia como lo es ahora, y sin embargo, o son completamente ignorados, o su sexualidad no es mencionada en ningún momento, sobre todo en las clases de historia en las escuelas. ¿Qué enorme diferencia habría, por ejemplo, si los jóvenes se enteraran que el hombre que prácticamente ganó la Segunda Guerra Mundial fue condenado y perseguido por ser homosexual? Y aún así Alan Turing rara vez es mencionado, o su sexualidad es omitida. La correcta difusión de la información sobre la existencia de hombres como ellos es necesaria tanto para hacer entender al mundo que son seres humanos igual de capaces e importantes como cualquier otro, así como para que el joven homosexual tenga la seguridad de que puede aceptarse como es y lograr grandes cosas, en vez de reprimirse, aislarse o castigarse.

NED WEEKS: I belong to a culture that includes Marcel Proust, Walt Whitman, Tennessee Williams, Alexander the Great, so many popes and cardinals you wouldn’t believe. Mr. Green Beret, did you know that it was an openly gay Englishman who’s responsible for winning World War II? His name’s Alan Turing and he cracked the Germans’ Enigma code. After the war was over, he committed suicide because he was so hounded for being gay. Why didn’t they teach any of that in schools? A gay man is responsible for winning World War II! If they did, maybe he wouldn’t have killed himself and you wouldn’t be so terrified of who you are. That’s how I want to be remembered. As one of the men who won the war.

En la actualidad, y sobre todo en ciudades que presumen de ser muy conservadoras, ser homosexual sigue siendo visto como algo anormal porque no conocen a ninguno cerca de ellos. ¿Pero cómo los van a conocer si la sociedad misma los esconde?

Muchos no tienen el valor de contárselo siquiera a sus familias, ¿pues cómo, si la familia misma pregona abiertamente su repudio, y en vez de aceptarlo van a buscar como cambiarlo (como todas las visitas al psiquiatra de Ned Weeks)? Si no conocen a sus familiares homosexuales, no es porque no existan, sino porque no se lo cuentan. Si no conocen a sus compañeros de trabajo homosexuales, no es porque no existan, sino porque tienen miedo de las represalias por la cultura de odio hacia ellos (como el caso de Bruce Niles, o del mismo alcalde de Nueva York). Y esto es colocando el ojo en una sociedad relativamente “gay-friendly” como la nuestra, porque si tocamos el tema de la política rusa o el reciente intento en California de autorizar una propuesta para fusilar a los gays, el peligro de la homofobia se hace más latente.

The Normal HeartY aún en las familias y círculos en los que sí se “respeta” la identidad de la persona homosexual, en muchos de los casos no es así, pues su relación viene a ser como la de Ben y Ned: una relación de tolerancia, no de respeto, y muestra evidente de que, aunque pregonen lo contrario, a muchos les cuesta ver a su prójimo como Un Corazón Normal.

Razones de la homofobia:
Aunque directamente relacionado con el apartado anterior, lo separo para hacer énfasis en el discurso emitido por Tommy en el funeral de Nick , donde encapsula el origen de este fenómeno.

TOMMY BOATWRIGHT: Why are they letting us die? Why is no one helping us? And here’s the truth. Here’s the answer: they just don’t like us.

La homofobia es un problema real que en la mayoría de los casos viene ya inherente en las actitudes tomadas hacia las personas o la comunidad, sin que la persona homófoba siquiera se de cuenta de la discriminación presente en sus acciones y sin concebir las consecuencias reales de las mismas.

La escena en el hospital cuando tiran el cuerpo de Albert, literalmente, a la basura, es una representación de la cruda realidad de la percepción que algunos sectores de la sociedad tienen de los seres humanos que no comparten su preferencia.

The Normal Heart

A pesar de contar lo sucedido hace más de tres décadas, y que ha habido avances significativos en las investigaciones relacionadas al VIH / SIDA, la lucha por la equidad y la erradicación del odio irracional y las actitudes homofóbicas que están más que arraigadas en la sociedad, está muy lejos de ser ganada.

The Normal Heart nos permite reflexionar sobre las vidas de los involucrados al inicio de esta epidemia, y de las trágicas muertes causadas por la apatía y la negligencia de instituciones políticas, de salud y de la misma gente.

Es una invitación a la apreciación de la vida, sobre lo que significa el poder simplemente amar o vivir libremente y los ridículos obstáculos que nuestra misma sociedad impone para violentar estos derechos tan básicos.

Es un recordatorio sobre la alta necesidad de que todos alcemos la voz ante actos de injusticia. No hay que esperar a que alguien más luche por nosotros, sino uno mismo debe levantarse y participar activamente, pues tanto si lo haces por los demás como si lo haces por razones egoístas, es algo que te incumbe y afecta directamente.

Y más peligrosamente, The Normal Heart es una alerta de que la homofobia y la discriminación no la podemos llamar cosa del pasado, pues sigue siendo completamente nuestro presente.

The Normal Heart y la epidemia llamada homofobia
Etiquetado en:                                                        

¿Qué te pareció?