Raw

No dejes que la controversia te aleje de Voraz (Raw), ni pienses que por hablar de canibalismo se trata de un simple trabajo de gore gratuito. Lejos de la realidad.

Aunque no lo parezca a primera vista, Voraz en realidad trata sobre la identidad: quién eres, qué quieres, cómo conseguirlo, y cómo la sociedad a la vez te motiva a conseguirlo pero te castiga por hacerlo. Aunque su directora, Julia Ducournau, insiste en que su filme no es feminista, no podemos negar el empoderamiento inmiscuido en su mensaje.

Dejando de lado la maestría audiovisual que logra Ducournau, logrando estimular todo tipo de sensaciones en el espectador tan solo con el poder de la imagen y del sonido, me centraré solamente en el contenido temático, el cual está siendo muy ignorado gracias a las ideas que se han generado debido a la controversia por lo gráfico de unas pocas escenas.

RawLa directora utiliza el canibalismo como una metáfora del despertar y la aceptación del aspecto sexual de la protagonista, Justine, a sus 16 años. No es el único tema incluido, pues también se encuentran mensajes sobre las relaciones familiares y sociales, pero sí es el más evidente.

La inclusión del vegetarianismo y canibalismo son una creativa alusión a cómo es manejada la sexualidad (particularmente femenina) en la sociedad: por un lado, se ven forzadas a mantener una “dieta estricta lejos de la carne” (abstención, virginidad, sé pura y recatada), pero es la misma sociedad la que a gritos les exige que “consuma y disfrute la carne” (el sexo lo es todo, ven a disfrutarlo). Es un discurso contradictorio que queda mejor ilustrado cuando no es manejado de forma literal, y Voraz es un ejemplo de ello.

RawJustine empieza a aceptar una filosofía ajena a aquella con la que fue criada, y aunque en su exceso la llega dañar, no hay duda que ello le entregó más confianza y afianzó más su verdadera identidad, incluso alcanzando momentos que podrían verse como de verdadera felicidad en comparación a la represión a la que se veía forzada cuando recién llegó a la Facultad de Veterinaria. Éste es el mensaje de empoderamiento que puede perderse en primera instancia debido al tabú y controversial uso del canibalismo para transmitirlo, pero los elementos ahí están presentes en Voraz.

Al final, de voz de su propio padre, Justine comprende más esta contradicción social, pero de una forma en la que puede funcionar: Entrégate a tus impulsos, pero aprende a controlarlos. Calificar el mensaje de positivo o negativo está de más, pues es simplemente un reflejo de cómo sí puede tomar poder de sus propios deseos y de su propia identidad para ser funcional en esta prejuiciosa y contradictoria sociedad.

Voraz: La sexualidad y el discurso contradictorio de la sociedad
Etiquetado en:                    

¿Qué te pareció?